PREGUNTAS

¿En qué consiste el Método Fehu?
Es una herramienta que te permite reconectar conscientemente con tu Ser interior con el fin de co-crear una nueva realidad. Para ello utilizaremos diferentes prácticas que conforman un protocolo de actuación enfocado en la liberación de bloqueos emocionales, la desprogramación de creencias limitantes y la activación de todos aquellos aspectos que potencian la conexión con nuestro Ser.

¿Puedes explicar con más detalle el propósito del método?
El método se inicia con la comprensión de que todos formamos parte de una misma Conciencia, Ser o Espíritu. Como proyecciones o extensiones de esta conciencia fuente, vivimos todo tipo de experiencias que nos permiten expandirnos en sabiduría como seres co-creadores de mundos.

El mundo que conocemos hoy es la proyección del sistema de pensamiento del ser humano, y que a su vez está en sintonía con la relación que tenemos con nuestro Espíritu. Evidentemente, el mundo caótico que conocemos es una fabricación basada en la creencia en la separación, el miedo y la culpabilidad. Actuamos anulando por completo nuestra auténtica naturaleza,  y ello tiene una repercusión en la realidad en la que vivimos, pues recordemos que en esencia somos co-creadores.

Teniendo en cuenta que tenemos el poder de la manifestación, podemos revertir nuestras acciones del pasado inconscientes, por una reconexión consciente con nuestro Ser. Pues de este modo lograremos proyectar en nuestro mundo unas coordenadas armónicas que obedezcan al reconocimiento del Todo que representamos como individuos.

La elección es muy simple: ¿vives en liberad o esclavizado por lo externo? ¿Estás en paz contigo mismo o vives sufriendo? ¿Das fuerza a tus miedos o te atreves a superar los límites que te has impuesto? ¿Te resignas por lo que está siendo o lo integras como un medio para recordar lo que realmente eres y te impulsas hacia algo nuevo?...

¡Tú tienes el poder absoluto para transformar tu vida! La cuestión es que de poco sirve hacerlo desde fuera sin que haya un cambio en tu interior. Tenemos que ser responsables de nuestras vidas para liberarnos de todas aquellas experiencias kármicas que obedecían a las acciones inconscientes de nuestro pasado y que nos llegan en nuestro día a día como vivencias hostiles. Sin embargo, toda experiencia que viene a ti te está enseñando a que pares, sientas y escuches a tu maestro interno. Realmente estamos volviendo a despertar, a recuperar lo que es nuestro por derecho. Somos los co-creadores de este mundo, y este mundo necesita que el amor de nuestro Espíritu emerja.

¿Cómo lo hace? ¿Cuál es su metodología?
A través de un protocolo de actuación diseñado en dos fases y en dos niveles:
-Fase 1. Sanación: para curar las heridas del alma a través de la liberación de bloqueos emocionales y la desprogramación de creencias limitantes.
-Fase 2. Activación: despertar todo nuestro potencial interno, es decir, reactivar la configuración original de nuestro espíritu (aspectos y virtudes) que nos fortalece y opera por un bien común.

Estas fases estarán sincronizadas con el campo energético del ciclo Lunar de 28 días.

Para co-crear conscientemente necesitamos estar en paz, pues así liberamos la proyección que se está manifestando en nuestra experiencia presente; y desde ahí emitir las coordenadas que experimentaremos en el futuro a través del Corazón. Ejemplo, si tienes un trauma con el agua, porque cuando pequeño te caíste en una piscina, primero debes atravesar el impacto emocional que aún vive en ti y que creó una creencia limitante (el agua puede matarme). Esta emoción es la energía que alimenta un patrón de comportamiento basado en el miedo.  Pero una vez liberado este programa y estando en paz contigo, debes aprender a nadar, es decir, activar el potencial que te permitirá interactuar con el agua con total libertad. Primero sanas y luego fortaleces.

¿Por qué dos niveles?
Porque se necesita el conocimiento y la comprensión del propósito vital del método desde la experiencia. Es muy importante que el protocolo que llevamos a cabo en cada fase esté adecuado para que sea una herramienta para el día a día. De hecho, el Método Fehu es un estilo de vida que hace consciente lo que ocultamos en el inconsciente, y a su vez impulsa los dones y talentos que tenemos que compartir con el mundo. Esta herramienta te ayuda, siempre que quieras, a liberar la fuente de todo conflicto. Nos iniciamos por el campo emocional que alimenta un patrón de comportamiento, debido a vivencias del pasado, y que a su vez se detonan como creencias limitantes. Esta programación inconsciente siempre está basada en el miedo por creernos estar separados de nuestro Ser, y como todo acto creativo se refleja en lo externo, nuestro mundo. Si queremos que nuestras vivencias cambien, tiene que haber una transformación por dentro.

¿Por qué utiliza el ciclo Lunar como base del método?
Es bien sabido que el influjo energético de la Luna ha estado muy presente a lo largo de la historia de la humanidad. Ejemplo de ello lo vemos en la preparación del cultivo y la cosecha, pero también conocemos el magnetismo que ejerce en el mar, el cuidado personal o los biorritmos emocionales…
Sin darme cuenta, el protocolo que tenía diseñado para sanar y activar estaba plenamente sincronizado con las fases de la Luna: nueva, creciente, llena y menguante. Realmente fue toda una sorpresa cuando la información me llegó en mis meditaciones, pues tenía mucho sentido el poder aprovechar el flujo energético de cada fase lunar con respecto a los protocolos de actuación del propio método. De este modo tengo a mi disposición una hoja de ruta que me ayudará a saber cuándo es mejor hacer un trabajo para sanar y liberar aquellos patrones que me limitan, y cuando es ideal dar riendas sueltas a todo el potencial creativo que tengo, de lo contrario es lógico experimentar un desajuste natural por avanzar a contracorriente. ¡Es una pasada el programa diario de actuación!  

¿Puede hacerlo todo el mundo?
Por supuesto que sí, lo único que se necesita es una actitud valiente para el trabajo interno que se requiere en la fase uno.  Recuerda que es esencial para que haya un cambio externo, que previamente haya una transformación interna.

¿Cómo se creó el método?
Es difícil resumirlo, pero se inició de modo consciente desde el 2009 pasando por diferentes etapas en mi vida, en las que no tenía sentido el estilo de vida estructurado socialmente: nacer y crecer en un mundo donde el esfuerzo, la necesidad y el sacrificio impera, con el fin de hacerte viejo para jubilarte y emprender lo que realmente te apasiona, es de locos y lo vemos como normal.
El sufrimiento ha estado siempre muy presente en mis experiencias como Manuel, donde la vida se iba torciendo cada dos por tres. Por mi configuración energética, esto me ha permitido investigarme muy a fondo a través de la meditación, realizando “viajes” de carácter introspectivo para dar respuesta a muchas preguntas existenciales que tenía. Poco a poco, a modo de ensayo, se ha ido forjando una herramienta que me ayudaba a reconciliarme con la vida y que a su vez me permitía sentir y expandir amor en su estado más puro. Es impresionante llegar a descubrir la fuente inagotable de amor que hay en nuestro interior.

¿Cuál es la filosofía del método?
La experiencia. Si no hay una vivencia sobre lo que comparto no tiene sentido alguno. Hay que vivirlo para sentirlo en lo más profundo de ti, y que sea tu propio espíritu el que te sorprenda.

¿Cuál es mi experiencia con el método?
Realmente me siento muy alegre de ser un canal por el cual el método nació y va creciendo. Y con toda honestidad lo digo, no conozco un camino más rápido y fructífero para transformarme por dentro y orientarme hacia el futuro que humanamente me encantaría disfrutar: un mundo que represente esta reconexión con nuestro Ser. Mi práctica está en llevar a cabo el método con su protocolo de actuación a diario teniendo como referente el ciclo Lunar de 28 días.

Continuamente tengo que ir liberando capas y capas de emociones bloqueadas que son traducidas desde mi persona como sufrimiento. Si sufro es porque me resisto a sentir y tomar consciencia de lo que oculto en mi interior, a esto podemos llamarlo el inconsciente. Con cada ejercicio voy reconciliándome conmigo mismo y sanando a mi Alma. Desde ahí me permito conocer todos aquellos patrones de comportamiento basados en las experiencias pasadas, y que conforman un sistema de creencias totalmente limitado e inhumano. A veces tengo que realizar varias sesiones para ahondar en aspectos muy dolorosos, pero en la mayoría de las ocasiones con una sesión es suficiente. Lo bueno es que después de la primera parte de la sesión descanso en paz y me permito expandir lo que realmente soy. Al cabo de unos días o semanas, ves cómo tu forma de interpretar y actuar ante ciertas vivencias han cambiado radicalmente. Sin duda son la base para un mañana prometedor.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando aprender el método?
Que tu vida en sí es tu método. No hay vías mejores, ni peores, sólo una actitud de elección para tomar el camino que vibre con tu corazón. Quédate sólo con lo que te resuene, hagas o no el Método Fehu. Mi función es la de compartir mi camino.

Si necesitas más información, escríbeme con toda confianza y te responderé lo antes posible: metodofehu@gmail.com